¿Cuáles son los peligros de los gases de las alcantarillas?

Alcantarilla - Buenos Aires

Gases como Sulfuro de hidrógeno, Metano y Monóxido de carbono pueden ser muy peligrosos para la salud.

Los gases de la alcantarilla son una mezcla de gases tóxicos y no tóxicos. Los gases tóxicos incluyen sulfuro de hidrógeno, amoniaco, entre otros. Entran a tu casa a través de los desagües, goteras en las tuberías y rejillas de ventilación del alcantarillado obstruidas en el techo. La exposición a los gases de las alcantarillas es peligroso y puede comprometer la vida.

Sulfuro de hidrógeno (ácido sulfhídrico)

Los bajos niveles de hidrógeno causan síntomas similares a alergias en los seres humanos, tales como ardor en los ojos y tos. Los síntomas que son más graves incluyen nerviosismo, mareos, náuseas, dolores de cabeza y somnolencia. El sulfuro de hidrógeno huele mucho a huevos podridos. La exposición a niveles extremadamente altos de este gas puede causar pérdida del conocimiento y la muerte.

Se puede encontrar al interior de cámaras subterráneas, alcantarillas y muy especialmente en lugares de almacenamiento o procesamiento de pescados.

Este gas es más pesado que el aire, por lo que en subterráneos será de difícil ventilación.

Cuando se sospeche de su presencia y sea imprescindible ingresar, debe utilizarse equipos de respiración autónoma o mascarillas.

Metano

Aunque no es tóxico, la exposición a altos niveles de metano en lugares cerrados puede causar asfixia. El metano reduce la cantidad de oxígeno en el aire, causando dolor de cabeza, náuseas, mareos y pérdida del conocimiento. La muerte puede ocurrir rápidamente y sin aviso. El metano es también altamente inflamable; una acumulación de este gas se convierte en algo extremadamente explosivo.

Incendio y explosión

Tanto el metano y el sulfuro de hidrógeno son altamente inflamables. Una chispa o un punto de ignición en su presencia podría producir un incendio o una explosión si las concentraciones de ambos gases son lo suficientemente altas. A menudo, el gas del alcantarillado se filtra en la casa a través de los desagües en el sótano, que es donde normalmente se encuentran los hornos. Los hornos pueden proporcionar el punto de ignición.

Monóxido de carbono

El monóxido de carbono es un subproducto del metano. Es inodoro, insípido, no irritante y mortal. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, cada año en los Estados Unidos, miles de personas se enferman después de la inhalación accidental de monóxido de carbono, y cerca de 450 de éstos mueren. Los que sobreviven suelen sufrir problemas neurológicos a largo plazo. Los síntomas pueden tomar la forma de migraña, depresión, gripe o fatiga crónica cuando son expuestos a niveles bajos sobre una base diaria. A medida que la exposición se hace más evidente, puedes experimentar confusión, convulsiones y pérdida del conocimiento. Puedes también experimentar alucinaciones o convertirse en algo demasiado emocional; incluso puedes ver fantasmas o experimentar sucesos sobrenaturales. La instalación de un detector de monóxido de carbono podría salvar tu vida.

Fosa séptica

Una fosa séptica ofrece su propia fuente de gases que son especialmente peligrosos para los niños y las mascotas. Los gases tóxicos atrapados dentro del tanque pueden escapar a través de la abertura situada en la planta baja. Un volumen mucho menor de gases puede hacerle daño a un niño o a una mascota con rapidez al inhalar el gas desde la apertura. Los tanques sépticos pueden acumularse en los espacios de vida, exponiendo a las familias a las bacterias, las infecciones virales y a los vapores tóxicos.

Consejos de seguridad

Añade agua regularmente a los accesorios de plomería que no utilizas con frecuencia para evitar la evaporación del agua en los sellos de alcantarillado. Un defectuoso permite que los gases de la alcantarilla entren en tu casa. No permitas que la grasa entre en el sistema de alcantarillado. La grasa se solidifica en las tuberías y en el sistema de alcantarillado, atrapando residuos. Con el tiempo, una acumulación de grasa puede obstruir el flujo del agua y causar que las aguas residuales se acumulen en tu hogar. No viertas productos químicos tales como anticongelantes, insecticidas, pesticidas, productos de limpieza, disolventes de pintura, fertilizantes o combustibles por el desagüe. Los productos químicos entran en el sistema de alcantarillado y viajan a la planta de tratamiento de agua, haciendo que sea difícil purificar el agua.

Prevención

Los accesorios de plomería defectuosos son una vía de entrada de los gases del drenaje en el hogar. Los sifones están diseñados para evitar un reflujo de gas desde la alcantarilla a la casa. Vierte el agua en los desagües para evitar que se sequen y no funcionen correctamente. Asegúrate de que los baños están funcionando correctamente. Inspecciona los respiraderos de plomería ubicados en el techo. Si estos orificios de ventilación están obstruidos con hojas, nidos o desechos, pueden causar que el gas de alcantarilla tenga una fuga en el hogar.

Fuente: cbs.cl