CÓMO TRATAR Y CURAR QUEMADURAS LEVES

Las quemaduras se producen cuando la piel entra en contacto con algo caliente, como el fuego, o debido a la exposición a algo que irradia calor, como el sol.

Algunos productos químicos, la electricidad y la fricción, también pueden producir quemaduras. Una "escaldadura" es una quemadura que es causada por un líquido caliente o vapor y se puede tratar la quemadura de la misma forma.

Las quemaduras, normalmente se dividen en tres categorías dependiendo de qué porcentaje de piel ha sido afectada:

  • Las quemaduras superficiales o de quemaduras de primer grado, afectan a la superficie de la piel, enrojeciéndola, hinchándola y provocando dolor.
  • Las quemaduras parciales o quemaduras de segundo grado.
  • Las quemaduras profundas o quemaduras de tercer grado son mucho más serias y requieren atención médica.

Para tratar quemaduras leves o quemaduras de primer grado en casas:

  • Refresca la piel usando agua entre 10 y 30 minutos. Lo mejor es hacerlo durante los primeros 20 minutos después de que se produzca la herida. Esto sirve para prevenir que la quemadura empeore.
  • No uses hielo, agua helada, cremas o sustancias grasas como mantequilla para aliviar el dolor. Un baño frío o ducha ayudará a aliviar el dolor.
  • No toques la quemadura ni rompas las ampollas. Si la quemadura es muy dolorosa, o parece empeorar, consulta con un médico.

Las quemaduras profundas o que afecten a una zona extensa de la piel, la cara o las articulaciones, deben ser siempre comprobadas por un médico y pueden necesitar tratamiento hospitalario. Este tipo de quemaduras pueden ser quemaduras de segundo grado o quemaduras de tercer grado.

También están las quemaduras por uso o efecto de productos químicos. Para tratar este tipo de quemadura, debes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Elimina los productos químicos de la piel, poniendo el área afectada bajo el agua corriente fría durante 20 minutos o más. Si el producto químico es en polvo, como la cal, sacúdela para eliminarla de la piel antes de poner la zona bajo el agua.
  • Quítate cualquier joya o ropa que haya sido expuesta al producto químico.
  • Aplica una toalla húmeda para ayudar a mitigar el dolor producido por la quemadura.
  • Si notas que se incrementa la sensación de quemado, vuelve a lavar la zona unos minutos más.

Es recomendable visitar a un médico para comprobar la quemadura y si es necesario, tratarla.

Tratamiento de quemaduras eléctricas:

Las quemaduras eléctricas pueden no parecer importantes pero pueden llegar a ser muy dañinas. Alguien que sufre una quemadura eléctrica, debería recibir atención médica inmediata.